Talents United

English Español

“Coloqué el revólver entre mis labios. Mis labios estaban secos, y aún así querían prenderse del acero frío. Disparé. Mis sesos se dispersaron, adhiriéndose a las paredes. Caí inerte, tras ingenuas convulsiones. Creí abandonarme a mí mismo (...)”
Fragmento de el cuento El Pie, de Andrés Marote

A partir de aquí, prefiero permitir que sea mi cuerpo quien hable...

  • Por Lucía

  • 794 visitas
En esta versión aún no se permite compartir en redes sociales!
Por favor, espera 24 horas antes de volver a pulsar ¡Me gusta! en este proyecto

Para dejar tus comentarios debes estar registrado en Talents United.

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para optimizar tu navegación, adaptarse a tus preferencias y realizar labores analíticas. Al continuar navegando aceptas nuestra Política de Cookies.

Aceptar